martes, 15 de noviembre de 2011

Junín de los Andes, Mario del Campo, fue denunciado por cazadores furtivos que operaban en su campo.

Denuncian a dueño de estancia por excesos al capturar a cazadores furtivos
Cuatro cazadores furtivos fueron golpeados y robados por el dueño de una estancia en la que cazaban. Al menos dos de ellos terminaron internados. Los guardafaunas dicen que sufrieron “cansancio muscular”.


Neuquén. – Como hace tres años atrás, el administrador de la estancia Los Manantiales en Junín de los Andes, Mario del Campo, fue denunciado por cazadores furtivos que operaban en su campo.


Los cazadores fueron detectados por el celoso custodio que requirió la presencia de guardafaunas de Junín de los Andes en su campo de la zona de Balsa Vieja en Collón Cura.

Los guardias lograron demorar al menos a tres hombres armados que habían dado caza a tres jabalíes de forma ilegal, y según consta en la causa iniciada al respecto, se dio intervención a policías de la Guardia Rural para detener a los furtivos.

El caso, habitual en una zona rica en presas para cazadores, dio un giro inesperado cuando los furtivos al llegar a la sede policial radicaron una denuncia por penal contra el estanciero Mario del Campo y su hijo a quienes acusó de golpearlo, amenazarlo con armas de fuego y robarle dinero en efectivo en presencia de los guardafaunas.

El denunciante, imputado de furtivismo, debió ser internado en el hospital local por la lesiones que presentaba y que fueron certificadas por los médicos locales.

Lejos de terminar las incidencias del caso, horas más tarde desde la estancia volvieron a comunicarse con la ciudad para solicitar al hospital una ambulancia para atender a un cuarto integrante de la banda de furtivos que requería de atención médica urgente. El hombre, que fue trasladado al nosocomio, presentaba una importante fractura en la zona costal y debió ser sedado e internado.

Según consta en la causa que se tramita en el juzgado penal de Junín de los Andes a cargo de Federico Sommer, el personal de guardafaunas informó que se detuvo a las personas, oriundas de Bariloche “en actitud de caza furtiva quienes con un fusil calibre 318 -que tenia los pertinentes credenciales- por lo que formó un acta por cazar en propiedad privada, fuera de temporada y fuera del límite de seguridad”.

Sin embargo al ser consultados por las lesiones que presentaban los cazadores, los guardias dijeron que “requirieron la presencia de la ambulancia por cuanto aquellas sufrían "fatiga muscular" por haber huido del lugar”.

Ante esta situación en el juzgado de Sommer se tramitaron dos investigaciones: una por infracción de protección de la fauna silvestre, y otra por lesiones graves y amenazas contra el propietario de la estancia y parte del personal de Fauna.

Cabe recordar que Mario del Campo, en reiteradas ocasiones ha aparecido ligado con incidentes que involucran a pescadores y cazadores. En 2008, atento a denuncias por coacción, torturas, lesiones y robos, el magistrado Sommer allanó la vivienda del estanciero y secuestro en la vivienda casi una centena de armas de fuego (alguna de guerra) municiones y máquinas para armado de cartuchos. Se trató de un operativo sumamente sigiloso atento que en ocasiones anteriores “se filtraba información” y cuando los oficiales de justicia y auxiliares policiales llegaban al lugar no lograban resultados positivos

Pero, a la vez, el propio Del Campo se ha constituido como querellante en varios casos, en contra de presuntos actos de furtivismo. No obstante vecinos de Junín de los Andes han intentado en vano declararlo persona no grata.